Páginas

domingo, 17 de noviembre de 2013

El Cloud Computing favorece la conciliación de la vida familiar y laboral.


Lo que se conoce como Cloud Computing o Tecnología en la Nube se presenta como una tendencia tecnológica irrechazable tanto para particulares como para empresas. No es un concepto futurible, es una realidad: el Cloud Computing mueve más de 8 billones de dólares en el mundo.

La posibilidad de disponer de archivos y soluciones de gestión y aplicaciones en diferentes dispositivos, como PC, Smartphone o Tablet, en cualquier momento y ubicación, facilita que los usuarios puedan acceder a su información de una forma constante y casi inmediata.

Ventajas de la Nube

Las dos ventajas principales que aúna son el ahorro de costes y la rapidez de implementación. Hasta ahora, las empresas realizaban fuertes inversiones en soluciones tecnológicas propias (hardware y software) que no lograban amortizar hasta pasados bastantes años. Con este modelo se contrata un servicio cuando los necesitan por lo que pagarán sólo en función de su uso. En definitiva haces más por menos ya que con el pago por uso optimizas la inversión que haces en tecnología. Además de esta dos ventajas hay otras a tener en cuenta
  • Experiencia de usuario. La falta de recursos para ejecutar aplicaciones puede dar lugar a una experiencia de usuario pobre que afecta al negocio. Los recursos Cloud aumentan la eficiencia y son más rentables que los recursos de infraestructura dedicada.
  • Monitorización. El Cloud contempla la monitorización de los recursos como parte del propio servicio.
  • Alojar una aplicación. Gracias a las mejoras que ofrece a nivel de experiencia de usuario, sólo hay que subir una aplicación al Cloud para comenzar el trabajo remoto y móvil.
  • Escritorio virtual (VDI). Activando el trabajo a distancia mediante estos escritorios, disminuyen los gastos de dispositivo y de oficina. Además, el control sobre el entorno del usuario es significativamente mayor.
  • Comunicaciones unificadas. El uso de VoIP optimiza los recursos al tiempo que simplifica y centraliza el servicio, el trabajo remoto y la gestión de múltiples sedes.
  • Disaster Recovery (DR). Tiene especial sentido contar con DR en un entorno Cloud, fuera de las instalaciones, con acceso a los servidores en cualquier lugar y en cualquier momento.
  • Backup. Implementar backups en la nube otorga una garantía adicional a los datos, que siguen siendo recuperables desde cualquier instalación o servidor Cloud.
  • Gestión de aplicaciones móviles (MAM). Tomar una única aplicación o proceso de negocio y activarla para el acceso móvil, por ejemplo, es una demostración rápida de la eficiencia de la nube.
  • Enfocarse a trasladar ciertos costes fijos a costes variables: en lugar de tener que comprar data centers o servidores físicos para cubrir picos de demanda tecnológica, se puede contratar ‘capacidad’ de computación en la nube
  • Mejorar la productividad de la fuerza de trabajo móvil: por ejemplo, la fuerza de ventas, o cualquiera que se mueva mucho por su trabajo, favoreciendo el teletrabajo.

El Cloud hace posible el teletrabajo de verdad.

Hace unos 11 años, ya se hablaba del teletrabajo, sin embargo, no había condiciones para que las empresas estuvieran dispuestas a permitir trabajar a sus trabajadores desde casa cuando estos lo necesitaban.

Pero la evolución de la tecnología en el sector de las TIC, durante esta década ha traído el Cloud Computing qué está situando el teletrabajo en un nuevo escenario. Ya hay innumerables aplicaciones disponibles para trabajar a distancia: trabajar sobre documentos en tiempo real, hacer presentaciones, archivos de Excel, sincronizar calendarios, acceso al ERP de la compañía etc. Las herramientas que ofrece la nube hacen posible el teletrabajo, pero en la visión empresarial aún prevalece la imagen del trabajador cumpliendo un horario y desplazándose a su lugar de trabajo para cumplir con los objetivos.

El teletrabajo es beneficioso para personas que tienen la movilidad reducida y aquellas que necesitan horarios flexibles por cuestiones familiares o personales. Además:
Y lo más importante solo con dejar al trabajador ir a casa cuando no sea necesaria su presencia hace su vida un poco más fácil con innegables beneficios de la conciliación de la vida personal, familiar y laboral en un país en el cual el 85% de las trabajadoras renuncian a tener otro hijo por motivos laborales

Nos jugamos mucho en todo esto.

La tecnología ha cumplido con su parte: hoy el teletrabajo es posible con el Cloud Computing, solo falta que los empresarios y directivos cumplan con la suya. Y si no cumplen con esta parte, el Estado debería de tomar medidas que hagan posible el teletrabajo para por ejemplo remontar la natalidad. En este país urge el apoyo a la familia, hay apoyar la conciliación de la vida personal, familiar y laboral. España envejece a pasos agigantados.

Los políticos: tienen una obligación con la sociedad, y suya es la responsabilidad moral que tienen a la hora de legislar para racionalizar la locura de horarios actual. La tecnología lo permite a unos costes irrisorios, no hay excusas.